El análisis del rival: Coblanca Elecco Madridejos

El Príncipe Felipe se viste de gala para acoger un nuevo encuentro del Caserío-Prado Marianistas. La cita es este sábado a las 20h tras la grandisíma imagen dejada en Malagón por nuestros chicos y el descanso de dos semanas por la ausencia de jornada el pasado fin de semana. Como ya es habitual, Fermando Imedio nos analiza al detalle el rival al que se van enfrentar nuestros chicos en esta jornada.

Se trata de un viejo conocido para la gran mayoría de los componentes de nuestro equipo y que en categorías inferiores tuvo unas generaciones que consiguieron alcanzar la fase final del campeonato de España cadete y que durante muchos años militando en la 2ª  nacional con gran parte de ese  grupo se mantenía en los puestos de media tabla alta de la clasificación donde en su campo siempre algún “grande” perdía algún punto. Hoy con la pérdida de jugadores de esas promociones y por los resultados  de la pretemporada y del inicio de la liga regular, parece que es el equipo más débil de la categoría aunque nunca podemos fiarnos, tienen jugadores con veteranía y oficio.

Sus principales características son el ser un equipo que acostumbra a la lucha constante y no dar un balón por perdido hasta el minuto sesenta.  Una defensa con jugadores de peso con poca movilidad y contundentes en las ayudas defensivas,  destacando la labor del portero Cesar, siempre con buenas maneras y buenos numero en su estadística particular. Un contraataque en  2ª oleada lento pero bien estructurado. En el ataque posicional un juego de pase y va con la salida del pivote a los 9 metros y la búsqueda del 2 x 2 entre este y normalmente su lateral izquierdo es su innata forma de iniciar la gran parte de sus ataques situacionales. Y finalmente, en su balance defensivo es donde siempre se muestran algo mas imprecisos y por esa consecuencia reciben gran cantidad de goles en contraataque, motivo por el cual en temporadas pasadas perdían partidos que llevaban bien encarrilados.

Por nuestra parte intentaremos seguir mejorando la disciplina defensiva, la velocidad en la salida al contraataque, la movilidad y continuidad en el juego ofensivo, la exigencia en repliegue defensivo,  en definitiva seguir confiando y afianzando nuestro estilo de juego.

Anuncios