Lupe: “Ellas no están acostumbradas, la presión y la temperatura va a influir”

Un día menos. La cuenta atrás de cara a la gran cita de la temporada para el Caserío Virgen del Prado afronta ya su recta final. Y conforme pasa el tiempo, más convencido se muestra todo el equipo de alcanzar la remontada. Las jugadoras y el cuerpo técnico creen en la remontada, ahora es el turno de la afición. El equipo necesita que los aficionados crean en la remontada, acudan en masa al Príncipe Felipe y se convierta en el octavo jugador. La cita, este sábado a las 20h.

De la importancia de jugar en casa de cara a lograr el objetivo de remontar los cuatro goles de desventaja y alcanzar el sueño de plata es consciente nuestra jugadora Guadalupe Sánchez.  Desde el pivote, y con seis tantos en su casillero particular, Guadalupe se convirtió en una de las jugadoras más peligrosas del Caserío en Santander. “La afición es el octavo jugador y va a ser un factor muy importante” explica Lupe, que además recuerda que “en La Albericia había poquita gente y casi no se les escuchaba, nuestra afición fue en menor número pero se les escuchaba más”. Todos esperan un pabellón lleno, algo que para Lupe “va a ayudar, ya que ellas no están acostumbradas a que la gente vaya a verlas  y la presión y la temperatura va a influir”.

En la misma línea se muestra el técnico Fernando García. El míster está convencido de que la grada “va a estar llena de público animando” y explica como durante los entrenamientos de esta semana en el pabellón “solamente entrar ya te daba una bofetada de calor en la cara”, calor al que habrá que sumar los grados de más que aporten los aficionados amarillos.

Todas las jugadoras estarán disponibles para la cita y Fernando García contará, salvo sorpresa de última hora, con las mismas jugadoras con las que viajó a Santander. Todas menos Esther Luengo,  embarazada. “Desde que nos subimos en el autobús allí estábamos con ganas de revancha y muchas ganas de jugar el partido. Estamos todas al cien por cien, a ninguna nos duele nada y si nos duele no lo decimos”, concluye Guadalupe.

Anuncios