Alberto Ruiz: “A la grada amarilla le digo que este año es el nuestro”

El central del Caserío Prado Marianistas muestra sus impresiones de cara al gran debut liguero de este sábado ante el Villarrobledo (18h. Príncipe Felipe). El jugador pone de relieve las ganas que tiene todo el equipo de volver a la competición y tiene claro que este año será el año del Caserío. Ese es el mensaje que quiere lanzar a toda la afición.

El rival de este primer partido liguero será el Villarrobledo, un equipo muy conocido para Alberto Ruiz ya que fue el conjunto en el que militó antes de recalar en el Caserío-Prado Marianistas. Sobre el rival, Alberto apunta que espera un “equipo más flojo que el año pasado”, pero pese a ello, “el primer partido de la competición es siempre difícil y estamos muy concienciados para  no tener sorpresas como nos pasó  el año pasado en el primer partido de liga que curiosamente también fue contra mi antiguo equipo Villarrobledo y sólo pudimos sacar  un punto”.

Sobre el aspecto físico, el central apunta que  el equipo se encuentra “bien físicamente” y que “la competición nos dará un extra más de ganas, entrega y la continuidad de tener que preparar cada semana un nuevo partido”. Sobre el nuevo plantel conformado con las incorporaciones de cinco jugadores de la cantera a los que se unen Carlos Juan y la veteranía de Mozos y Fernández, Alberto cree que “hemos ganado peso y altura”.

La competición promete estar, al igual que el pasado año, muy bonita y emocionante con varios equipos en lo más alto luchando por el título. “Cátedra es el actual campeón y favorito. Manzanares ha perdido a varios jugadores pero siempre es un candidato y el recién creado Balonmano Alarcos, que tiene varios jugadores  que han militado en divisiones superiores, aunque para mí el claro favorito viste de amarillo”, explica convencido.

Finalmente, Alberto espera que la afición vuelva a volcarse con el equipo tal y como lo hizo el pasado curso y que la afluencia de público en el Felipe ya desde el sábado sea muy notable. “Era impresionante ver las gradas llenas de gente y eso te hacía volverte a levantar y seguir luchando”, afirma. “Es un plus que necesitamos, y quiero decirles a nuestra grada amarilla que este año nos toca a nosotros”.

Anuncios