Victoria sufrida ante el Retamar

El Caserío-Prado Marianistas se llevó este sábado los últimos dos puntos que había en juego antes del parón navideño frente al Deportivo Retamar (26-22). Avisaba el cuerpo técnico de la peligrosidad del rival. Dicho y hecho. Los de Pedro Muñoz se mantuvieron muy serios durante todo el encuentro y el partido no se decidió hasta la recta final. Con estos dos puntos, el Caserío Prado Marianistas seguirá en el coliderato junto al Alarcos.

senior.caserio marianistas-retamar-2

El partido arrancó con mensajes de ánimo para Emilio Mozos. El jugador ya tiene fecha para su operación de rodilla en el próximo mes de enero, y ayer sus compañeros quisieron saltar a la pista con unas camisetas especiales con un mensaje de ánimo dirigido a su compañero. Además, aunque no entró en la convocatoria, fue presentado como uno más y el público se unió a las muestras de ánimo exhibiendo carteles con mensajes de apoyo. Ya falta un día menos para su recuperación.

Los amarillos se fueron a vestuarios con una pequeña renta de dos goles después de treinta minutos en los que no habían sabido frenar a Jesús Carramolino y a Francisco Olmedio, sin lugar a dudas los jugadores más destacados en el equipo de Pedro Muñoz (15-13).

Tras el descanso, llegaron los mejores minutos de los Fernando Imedio, con intensidad atrás y transiciones rápidas la renta se disparó hasta los seis de diferencia (20-14 Min. 40), pero ahí quedaron el buen juego y las buenas sensaciones. El Deportivo Retamar no dudó un momento en sus posibilidades y siguió trabajando con la misma intensidad mostrada hasta ese momento mientras que en el Caserío volvían a aparecer errores e imprecisiones que daban aire al rival mientras las diferencias en el electrónico se hacían más pequeñas.

Tuvo el Retamar balón para haberse puesto a uno a escasos diez minutos del final. No lo aprovechó y ahí los pupilos de Imedio se decidieron a sentenciar de una vez por todas el choque. Los goles de Javi Ruiz y Juanfer Pastor, muy activo en la segunda mitad, junto a alguna parada de mérito de Pablo García, terminaron por abrir el hueco definitivo y llevar la tranquilidad a la grada y al banquillo con el bocinazo final (26-22). Volvemos en Enero.

CASERÍO PRADO MARIANISTAS 26 (15+11): José Jiménez (2), Alberto Ruiz (1), Antonio Álvaro (2), Javi Ruiz (5), Eloy Sánchez (5), Alberto Caba, Alberto López (1), Enrique Calero, Pablo García, Juanfer Pastor (5), Javi García, Carlos Juan, César Fernández (4), Alejandro Abad (1).

DEPORTIVO RETAMAR CB 22 (13+9): José Ramón Ruiz, Bernabé Moreno, Jorge Muñoz (1), Francisco Olmedo (8), Daniel Gutiérrez, Vicente Pintado (1), Dimas García-Chicote, Jesús Moreno, José Luis Garrote (1), César Izquierdo (1), Iván Jurado (3), Jaime Panduro, Jesús Carramolino (7), Johan Fernández.

ÁRBITROS: Óscar Gutiérrez y Jorge Lorenzo. Excluyeron a Alberto Ruiz, Juanfer Pastor y Carlos Juan por el Caserío Prado Marianistas, y a Jorge Muñoz y Jaime Panduro por el Deportivo Retamar.

PARCIALES:  0-2, 2-3, 5-5, 8-6, 11-9, 15-13 (descanso), 17-13, 20-14, 20-17, 21-18, 23-20, 26-22 (final).

INCIDENCIAS: Partido disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Ciudad Real cubierto en más de la mitad de su aforo. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del padre de Pedro Luis Puente, entrenador juvenil del Deportivo Retamar. El partido estaba encuadrado dentro del fin de semana de balonmano solidario, recogiéndose un total de 627 kilos de alimentos.

Anuncios