Un punto con mucho sabor

El Caserío Prado Marianistas se llevó ayer un punto ante el Cátedra 70 (23-23) en el Príncipe Felipe. Un empate que quizás, en otras ocasiones, hubiera dejado mal sabor de boca. Pero no ayer. Y es que el Caserío, de nuevo a remolque durante prácticamente todo el partido, sacó su garra en la segunda mitad, remontó, y aunque pudo llevarse la victoria, terminó logrando un empate en un final épico que le permite mantener el liderato y seguir dependiendo de sí mismo para llevarse el título cuando solo quedan los choques ante Retamar, fuera de casa, y Villafranca en el Felipe.

Los amarillos pudieron haber abierto brecha desde los compases iniciales ante un Cátedra 70 que se vio superado de inicio por una firme defensa de los de Imedio. Muchos minutos le costó al equipo verde encontrar portería, pero cuando lo hizo, le bastó para llevar las riendas del electrónico ante la precipitación y errores continuos en cada ataque local que echaron por tierra los balones recuperados atrás (3-6). Eloy Sánchez y Pepe Casas asumieron la responsabilidad para darle la vuelta al partido (10-9), pero tras el tiempo muerto rival el Cátedra 70 volvió a mostrarse mucho más pausado y preciso. Tocaba irse a vestuarios con dos de desventaja (11-13).

La desventaja no era muy grande, el Caserío sabía que un hipotético empate también le valía y la afición, que volvió a dar toda una demostración de fidelidad desde la grada, recordaba cómo eran también dos los goles desventaja con los que el Caserío se marchó al descanso ante el Alarcos. Quedaba mucho partido y todavía se podía.

Quizás alguno le costó confiar en el equipo cuando el Cátedra 70 en un arreón tras reanudarse el partido cogió su máxima renta, cuatro goles (13-17). Pero el equipo siguió creyendo y sólo hizo falta hilvanar un par de contraataques seguidos para llevar de nuevo el éxtasis a la grada. Los aficionados rugían como nunca en cada defensa y los de Imedio siguieron a lo suyo. Con una defensa casi perfecta el Cátedra 70, con jugadores más veteranos, estaba comenzando a sentir el peso de los minutos en su cuerpo y la frescura ya no era la misma. Los ataques bajo amenaza de pasivo se sucedían y los contraataques pudieron aparecer. Ahí estaba Alberto Ruiz para materializarlos y consumar la remontada.

La dinámica había cambiado por completo y el Caserío no sólo había remontado,sino que fue capaz de adquirir dos goles de ventaja que parecían podían ser definitivos. Pero siempre hay que sufrir. Y se sufrió.

El Cátedra 70 empató el partido y cuando restaban poco más de diez segundos para el final ordenó defensa individual por todo el campo. No podía hacer otra cosa porque el empate no le valía. Estaba obligado a robar esa bola y marcar el gol que lo habría cambiado todo. Ante la presión, el portero Javi García salió de la portería para ayudar a los suyos y llegó el suspiro final con suspense, un final de los que no se olvidan. El Cátedra 70 robó el balón. La portería estaba vacía pero el crono ya no reflejaba los segundos suficientes para elaborar una jugada, por lo que había que lanzar. Edu lanzó y el balón se fue ligeramente fuera de una portería en la que no había portero. De nuevo una acción, de nuevo un segundo para decidirlo todo y, de nuevo, la suerte de cara para el equipo amarillo.

Ahora ya no se puede escapar esta liga. La competición parará y se retomará el 6 de abril con la visita a Pedro Muñoz para medirse al Deportivo Retamar y finalizará después con la llegada del Villafranca al Príncipe Felipe. Por cierto, un Príncipe Felipe en el que el Caserío sigue manteniendo la imbatibilidad. Que sea por mucho tiempo.

CASERÍO PRADO MARIANISTAS 23 (11+12): Arturo Morales, Pepe Casas (4), Alberto Ruiz (6), Antonio Alvaro (4), Eloy Sánchez (4), Cele  Santamaría (3) y Juanfer Pastor (1), Javi García, Javi Ruiz,  Alberto Caba (1), César Fernández, Pedro Benítez.

CÁTEDRA 70 23 (13+10): Carlos Gutiérrez, Fernando Donado, Alejandro  Rebolé (2), Francisco Martín (2), Edu (2), Alberto Toboso (3), Javier Muñoz (5), Álvaro Izquierdo (3), Ángel Ripoll, Oscar Pinilla (4), Kiko (1) y Santiago Urdiales (1).

ÁRBITROS: Fco. José Parra y José Vicente Parra. Excluyeron con dos minutos a Pepe Casas (por dos veces), Aberto Ruiz, Juanfer Pastor y César Fernández por el Caserío Prado Marianistas y a Paco Matín (por dos veces) y Alberto por el Cátedra 70.

PARCIALES 1-0, 3-4, 6-7, 10-9, 11-13 (descanso), 12-16, 14-17, 18-18, 20-19, 21-21, 23-23 (final)

INCIDENCIAS: Ambientazo espectacular en el Príncipe Felipe de Ciudad Real. Se colgó el cartel de no hay billetes. 750 espectadores.

Anuncios