Con sufrimiento, pero dos puntos más

El Seguros Soliss Caserío ha sumado este sábado una nueva victoria en Primera Nacional ante el Balonmano Algeciras (26-25). Los de Fernando Imedio, que ofrecieron duante muchos compases grandes sensaciones en defensa, llegaron a tener cinco goles de renta para encarar la recta final del partido. Cinco goles que terminaron por ser insuficientes cuando el Balonmano Algeciras dispuso de un último lanzamiento que podía haber supuesto el empate. Al final victoria por la mínima y de nuevo un final con mucho sufrimiento, pero final feliz.

Último lanzamiento del Algeciras. Foto: El Crisol

Último lanzamiento del Algeciras. Foto: El Crisol

Tras los primeros compases de igualdad, el Seguros Soliss Caserío corrió y aprovechó la superioridad numérica con la exclusión del rival Cervantes para abrir la primera brecha que provocaba el tiempo muerto algecireño (11-8 Min. 25). El Algeciras se repuso y llegó el descanso con el partido muy abierto y todo por decidir.

Tras el paso por vestuarios, tuvo que ser de nuevo una superioridad numérica muy bien jugada la que permitiera al equipo amarillo coger impulso antes de que el mejor Pepe Casas y el juvenil Jaime Torres llevaran al electrónico la máxima diferencia (23-18 Min. 50). Parecía llegar la tranquilidad al Príncipe Felipe pero nada más lejos de la realidad.

El equipo amarillo, pese a la renta de la que disponía pecó de precipitación y errores en varios ataques consecutivos que propiciaron un parcial de 0-4 que llevaba la máxima tensión a cada rincón del pabellón capitalino. El Algeciras estaba crecido, había estado prácticamente muerto y llegaba a los últimos dos minutos con opciones de sacar algo positivo.

Ahí fue cuando la defensa, que había mostrado minutos de gran rotundidad, apretó los dientes con Emilio Mozos como capitán general y Eloy Sánchez y Jaime Torres encontraron puerta para dejar prácticamente sellada la victoria. Todavía hubo que contener un poco más la respiración. Y es que el Algeciras dispuso de algo más de 10 segundos para montar un último ataque que terminó con un lanzamiento franco con el tiempo cumplido que acabó estrellándose en la madera. Final de infarto y alegría máxima en la afición amarilla que respondió a la llamada de su equipo y a la llamada para recoger alimentos dentro de la campaña “Ahora + que nunca” de Cruz Roja

Anuncios