Derbi mayúsculo pese a la derrota

El Seguros Soliss Caserío ha caído este sábado en el Príncipe Felipe ante el Balonmano Alarcos (22-23). Los de Fernando Imedio, pese a la derrota, dejaron una gran imagen en un derbi mayúsculo tanto en la pista como en la grada. Los pequeños detalles terminaron por decidir un duelo en el que las alternativas en el marcador se repartieron y en el que cualquiera de los dos equipos pudo salir vencedor.

Foto: El Crisol. Nacho Camacho

Foto: El Crisol. Nacho Camacho

No fue nada esperanzador el comienzo amarillo. Dificultad ofensiva y la imposibilidad de frenar a Álvaro Torres en los primeros  compases llevaron al electrónico un 0-3 para empezar. Pero tras el mal arranque, el Soliss Caserío fue capaz de darle la vuelta al electrónico a base de defensa para ofrecer un vaticinio de cómo se iba a desarrollar todo el partido: alternancias en el marcador continuas a favor de uno y otro equipo (5-4 Min. 10). Volvió a estirar el marcador el equipo rival con Jesús Herrero como protagonista (8-10 Min. 25) pero los mejores minutos de los de Fernando Imedio justo antes de llegar a vestuarios devolvían la ventaja al equipo amarillo (12-10 descanso).

El Soliss Caserío había sido capaz de encontrar a Toni Carbonero en la línea de los seis metros. El pivote estaba firmando, sin lugar a dudas, su mejor partido desde que llegó al primer equipo y sus goles junto a las últimas paradas de Javi García habían permitido a los amarillos arrancar los segundos treinta minutos dos arriba en el marcador.

Dos zarpazos de Antonio Álvaro tras la reanudación elevaron la renta a cuatro (14-10 Min. 35) y obligaron al Alarcos a encomendarse a dos de sus máximas referencias. El lateral Fran Vidal y el portero Lungu. Con la labor de uno y otro y tras sacarle partido a dos superioridades numéricas consecutivas tras la exclusión de Javi Ruiz y Quique Calero, el Alarcos conseguió volver a igualar el choque.

A partir de ahí la diferencia estuvo en los ataques. Mientras a los amarillos, con escaso lanzamiento exterior, les costaba mucho más encontrar la portería, en el Alarcos Fran Vidal seguía apareciendo para asumir el mando y dar aire a su equipo (17-20 Min. 51). Con tres abajo y el tiempo en contra, todo pintaba mal para el Soliss Caserío. Pero nada más lejos de la realidad. Contagiados del grito de una afición entregada que tenía claro que sí, que todavía se podía, los jugadores locales volvieron a demostrar, una vez más, su pasión por unos colores, entrega y sacrificio para echar el resto en defensa y dejar las espadas en todo lo alto en el último minuto reduciendo la desventaja a la mínima expresión (22-23).

Un robo más a falta de medio minuto levantó al Príncipe Felipe pero los nervios hicieron a los de Imedio perder el balón. Pese a ello, el Soliss Caserío recuperó un nuevo balón para poner las tablas. Imedio pidió tiempo muerto para preparar la última jugada. Quedaban cuatro segundos y era muy difícil montar un ataque que terminara en éxito, pero grada y equipo creían en ello. Al final, el balón desde portería al extremo terminó con un golpe franco y cartulina roja a Jesús Herrero antes de que el lanzamiento final de Eloy Sánchez con el reloj a cero se estrellara en la barrera. Derrota, sí, pero enorme esfuerzo, trabajo y actitud de todo el equipo.

Ese es el camino a seguir en todos los partidos. El camino que nos llevó a Primera tras una temporada mágica y el camino que, a buen seguro, seguirá dando muchas alegrias a la familia amarilla.

Anuncios