El Felipe recupera su esencia

El Seguros Soliss Caserío masculino logró, por fin, la primera victoria del curso. Lo hizo el pasado sábado ante el vigente campeón, Cajasur Córdoba, en un choque en el que los puntos llegaron con el juego marca de la casa. Alternativas en el electrónico, tensión y emoción hasta el 34:40 definitivo que provocó la explosión del Felipe con su equipo.

Comenzó dominando el equipo cordobés. Supo aprovechar los errores ofensivos del comienzo que tuvo el conjunto amarillo para correr y ver portería con facilidad (4:8 min. 12). Quedaba mucho partido, pero los nervios eran inevitables.

A partir de ahí, la defensa apretó los dientes, llegaron las primeras intervenciones de la portería y Álex Abad asumió el mando anotador. Con estos ingredientes, los de Imedio lograron igualar justo antes de marchar a vestuarios.

Tras el descanso, volvieron los fantasmas. Francisco Javier García aprovechó las pérdidas para convertir dos contraataques consecutivos y Javi Grueso, uno de los máximos anotadores cordobeses, no fallaba para colocar el 16:19. De nuevo tocaba remar contracorriente.

A base de coraje el resultado se volvió a igualar (20:20 min. 43) justo antes de vivir el punto de inflexión definitivo. En un abrir y cerrar de ojos, los locales encadenaron dos acciones defensivas de mucho mérito y el joven extremo Alberto López se encargó de convertir los dos contraataques de los que se dispuso de manera definitiva. Era noticia, porque era en ese tipo de acciones, en las más claras, en las que más venía fallando el equipo en los últimos compromisos. López no falló, el público creía, ahora sí, que el fin de la mala racha estaba cerca y el Cajasur Córdoba se veía obligado a parar el partido después de un parcial de 4:0 (22:20 min. 44).

Tras el tiempo muerto, el primera línea visitante Melgar volvía a hacer de las suyas y el Cajasur tenía de nuevo las riendas (24:25 min. 50). Fue la última vez. Pepe Casas, con muchas molestias en una de sus rodillas, ofreció toda su calidad en la recta final. Su labor en la primera línea, junto a Álex Abad y Eloy Sánchez, sirvió para dar el zarpazo definitivo (32:29 min. 58). La victoria estaba a un paso, pero nadie se fiaba. Lejos de precipitarse, los amarillos supieron jugar con cabeza y calma los dos últimos minutos de juego. Y no solo llegó la victoria, si no que llegó finalmente por cuatro tantos (34:30).

Ahora, después de esta victoria balsámica, el Seguros Soliss Caserío se centra en preparar el derbi ante Balonmano Alarcos que el próximo domingo les llevará como visitantes al Quijote Arena.

ENLACE ACTA DEL PARTIDO

Anuncios