Tomás Ruiz: “El sábado hay un partido importantísimo, eso es lo único que preocupa ahora”

El Seguros Soliss Caserío afronta una auténtica final el próximo sábado con la visita del Villafranca a la pista del Príncipe Felipe (19:00h.). El equipo amarillo recibe al otro conjunto que está instalado en puestos de descenso, con la obligación de sumar para reducir, cuanto antes, la desventaja con los puestos de salvación, situados ahora a una distancia de seis puntos. Tomás Ruiz, entrenador interino tras la destitución de Fernando Imedio, afronta el que será su primer partido al frente del equipo y en la tarde de este jueves compareció ante los medios de comunicación.

IMG_8578

“No gusta llevar al equipo de Primera tras un cese de otro compañero, pero voy a colaborar el tiempo que decida el club en sacar esta situación adelante, apuntó de inicio el técnico. “El sábado tenemos un partido importantísimo y eso es lo que realmente me preocupa, independientemente de lo que pase después. Que el club decide que se están haciendo bien las cosas y nos acompañan los resultados y se estima que yo siga, no tendré ningún problema. Si deciden que tiene que venir otra persona, yo seguiré colaborando con este club como he venido haciendo en los últimos meses”, continuó.

Ruiz destacó el trabajo desarrollado por Fernando Imedio con la plantilla y apuntó que “el principal problema del equipo está en lo anímico, nuestro mayor rival somos nosotros mismos, nuestro estado anímico y nuestra mentalidad, porque por jugadores y por calidad es un equipo para estar en los cuatros primeros puestos”.

Sobre su primer contacto con el grupo tras la extraña situación que, por primera vez en la historia del club han tenido que afrontar los jugadores, Tomás Ruiz señaló que se ha encontrado con un grupo que “independientemente de la amistad que les une a Fernando Imedio tiene las ideas muy claras. Y la idea clara es que hay que salvar esta situación por encima de todo. La amistad con Fernando se seguirá teniendo fuera de la pista y en la pista ahora hay que seguir siendo una piña”.

En cuanto al estilo de balonmano que defiende, Ruiz advirtió que es “de los que dice que un ataque gana un partido, una defensa gana un campeonato”. Para Ruiz, “tenemos ahora mismo un promedio de 27 goles a favor, pero otro de 29 en contra, lo que nos lleva a ser el segundo equipo más goleado. Por todo ello, “mi planteamiento es bajar la media de goles en contra”.

Sobre los aspectos trabajados en las dos sesiones de entrenamiento que ya ha celebrado, Ruiz remarcó que “en balonmano se pueden hacer muchas más cosas que estar los 60 minutos corriendo”. “Estamos intentando aprovechar todas las circunstancias, la rapidez de algunos jugadores y también saber parar el partido para poder ponernos un bloque de hielo en la cabeza, y pensar un poquito cuando estamos ganando los partidos que hay que pararlos, no podemos cometer errores sobre todo al final. Cuando un jugador está los 60 minutos de partido corriendo, probablemente los últimos 10 minutos ya la fuerza física empieza a fallar y cuando eso pasa falla la mente”, finalizó.

Anuncios